SABIAS QUE... /Hace 90 años "se hizo realidad" la maldición del faraón

máscara de tutankamonLa muerte vendrá con alas ligeras sobre todo aquel que se atreva a violar esta tumba”, ésta era la inscripción que había a la entrada de la tumba del faraón Tutankamon.

El próximo 26 de noviembre se cumplirán 90 años del hallazgo de la entrada a la tumba de Tutankamon, el faraón-niño, conocido más después de su muerte que en vida por los grandes tesoros acumulados en su tumba y la maldición que se supone lanzó contra aquéllos que perturbaran su eterno descanso.

La creencia en las maldiciones de los faraones viene dada por el respeto que los primeros pobladores árabes que se asentaron en Egipto tenían a la magia egipcia. En las paredes de los corredores y salas de acceso a la cripta, los faraones escribían amenazas y maldiciones contra quien osara profanar su última morada y robar sus pertenencias. De ahí, probablemente venga la leyenda de la maldición de Tutankamon, según la cual todos los que profanaran su tumba estaban condenados a morir prematuramente y en extrañas circunstancias.

Howard Carter, un británico afincado en El Cairo y que trabajaba para el gobierno egipcio como Inspector General deldescubrimiento de la tumba de tutankamon Departamento de Antigüedades, se había dedicado durante largos años a la búsqueda de la tumba de Tutankamon. En noviembre de 1926 halló una tumba con el sello intacto en el Valle de los Reyes, lugar donde descansaban todos los que reinaron sobre la misteriosa civilización egipcia. Carter había conseguido el mecenazgo de un arqueólogo aficionado, Lord Carnarvon, noble inglés que facilitó con su dinero que la tediosa y costosa operación de rescate llegase a buen puerto. Ese día, el 26 de noviembre, un bloque de granito grabado con inscripciones jeroglíficas asomaba desde la arena mostrando su antigüedad que se databa en casi 3.500 años.

Carter bajó los dieciséis escalones que separaban la entrada de la tumba de la primera antecámara, en la cual hallaron tesoros que “estaban fuera del ámbito terrestre, sencillamente no tenían precio para ser evaluados” utilizando palabras del propio Carter. Encontraron montones de piedras preciosas, muebles fabricados en oro macizo, vasos de exquisita configuración, mantos reales conservados en perfecto estado y un increíble trono real, también de oro.

El momento más emocionante tuvo lugar casi dos años más tarde, un 3 de febrero de 1924, cuando Carter abrió la puerta de la última cámara, en la que estaba la tumba del faraón. Allí había un ataúd enorme y macizo de granito y dentro otros tres ataúdes. El interior de los dos primeros estaban revestidos en madera con marquetería de oro y piedras preciosas; el tercero era todo él de oro macizo y guardaba la momia de Tutankamon. carter con el sarcófago de tutankamonLa máscara funeraria, réplica exacta de sus facciones de niño, también estaba trabajada en oro, con gemas incrustadas e iluminada con esmaltes.

Quizá fue la causa de la magia empleada por los brujos de la época o a la que siglos antes invocara el sacerdote en su maldición, pero el caso es que el descubrimiento de la tumba desató una serie de extraños acontecimientos, que difícilmente se explican por la ley de probabilidades casuales.

Sintiéndose muy solo y cansado, Carter había instalado en la tumba -donde estuvo trabajando a diario durante 16 años- una jaula con un canario para que su canto pusiera algo de alegría en aquel sombrío ambiente. Una tarde notó que el canto se interrumpía bruscamente y, al levantar la vista, vio que una cobra, que era la serpiente guardiana de los faraones y encarnación de la diosa Edjo, estaba devorando al desventurado pájaro.

La maldición comenzaba a confirmarse y la muerte de Lord Carnarvon fue el hecho que disparó todas las alarmas. Murió el 5 de abril de 1923 a los 57 años de edad, unos cuantos meses después de haber penetrado en la cámara. Parece ser que durante los días del descubrimiento fue picado por un mosquito. No le prestó la menor atención a la picadura, pero una semana después, mientras se afeitaba se hizo un corte donde tenía la picadura del mosquito. Según explicaron los médicos que le atendieron sufrió una septicemia o infección generalizada. Carnarvon fue picado en la mejilla izquierda y, cuando se retiraron las vendas a la momia de Tutankamon, se descubrió que lord carnarvonel joven faraón tenía una marca exactamente en el mismo sitio.

Los faraones tenían un miedo patológico a la violación de sus tumbas. La muerte en el Egipto antiguo no era símbolo de miedo o terror. Morir era liberarse y emprender el viaje al País del Infinito. Sin embargo, para que este viaje estuviera garantizado era necesario preparar a los cadáveres mediante la momificación y después ocultarlos para siempre mediante tumbas inviolables. El fracaso de estas medidas hacía que el alma del egipcio vagara eternamente sin encontrar reposo. Aquellos ricos que se podían permitir el lujo de cámaras secretas y subterráneas se gastaban gran parte de su fortuna en garantizar la inviolabilidad de su muerte.

A la muerte de Lord Carnarvon le siguieron otras ocurridas también en extrañas circunstancias. La siguiente víctima fue el arqueólogo Arthur Mace que comenzó a quejarse de una sensación de fatiga y de un fuerte dolor en el pecho, perdió el conocimiento y no lo volvió a recuperar. Cuando George Jay Gould se enteró de la muerte de su amigo Lord Carnarvon, quiso conocer la ya famosa tumba, murió al día siguiente con fiebre muy alta. Algo similar le ocurrió al industrial sudáfricano Joel Woolf, que tuvo el valor de demostrar que no le temía a los faraones. Entró en la tumba y de regreso a Londres, enfermó en el barco y murió sin llegar a Inglaterra. Archibald Douglas Reed, técnico radiólogo, quien por su trabajo tuvo que estar en muy estrecho contacto con la momia del faraón, murió en 1924. Durante los siguientes cuatro años el número de víctimas llegó a veintidós, de las cuales trece habían estado presentes en el momento de ser abierta la cámara real o penetraron en ella sarcófago de tutankamonmás tarde. En 1936, treinta y tres personas vinculadas directa o indirectamente con el descubrimiento habían muerto trágicamente; sólo Howard Carter permaneció indemne y murió por causas naturales en 1939.

Treinta años más tarde, el Director de Antigüedades de Egipto, el Dr. Mohammed Ibrahim, firmó la autorización para que los tesoros de la tumba de Tutankamon pudieran ser trasladados a París para exhibirlos allí. Al concluir su jornada laboral, el Dr. Ibrahim salió de su oficina en el Museo de El Cairo y al cruzar la calle fue atropellado por un camión, murió instantáneamente. Tres años después, el único superviviente de la expedición de Carter y Carnarvon, Richard Adamson, declaró durante un reportaje que “la maldición de la momia es superchería barata”. Su esposa murió al día siguiente, dando pie a toda clase de especulaciones. Tiempo más tarde, Adamson volvió a negar la existencia de una maldición y su hijo padeció un grave accidente, sufriendo fractura de columna. El arqueólogo se negó hasta el día de su muerte a volver a hablar del tema. El ingeniero de vuelo del avión que trasladó los tesoros de Tutankamon a París, Ken Parkinson, tuvo un grave ataque cardíaco al cumplirse el aniversario del viaje. Sobrevivió, pero, a partir de entonces, volvió a sufrir un infarto cada año en la misma fecha. En 1978, su corazón debilitado por 11 crisis sucesivas se detuvo para siempre; era, por supuesto, el día del aniversario del viaje. Otros miembros de la tripulación de la misma nave sufrieron accidentes, enfermedades y ataques cardíacos.

En 1992 se produjeron nuevos incidentes, a menor escala, asociados con la maldición de Tutankamon. La BBC realizó un documental en la tumba, pero la filmación fue reiteradamente interrumpida porque las luces se quemaban y los fusibles saltaban una y otra vez, la última dejando al equipo en la más absoluta oscuridad. Al regresar al hotel, dos de los integrantes  casi pierden la vida cuando el ascensor en el que viajaban cayó 21 pisos. Los más audaces decidieron llevar a cabo un ritual destinado a aplacar a los muertos, pero al terminar fueron atrapados por una tormenta de arena y sufrieron lesiones oculares. tumba de tut ankh amun

Aunque no existe una explicación científica para las misteriosas muertes que azotaron a los relacionados con el descubrimiento de la tumba de Tutankamon, hay quienes aseguran  que si alguien guarda tanto oro y tesoros de gran valor, pondría una especie de trampa o alarma para protegerlos. Los sacerdotes debieron echar mano de toda clase de venenos animales y vegetales cuyo poder conocían a la perfección. El Dr. Ezzedine Taha, profesor de medicina y biología de la Universidad de El Cairo, convocó una rueda de prensa el 3 de noviembre de 1962 para comunicar que había resuelto el enigma de la maldición de faraón. Había caído en la cuenta de que gran parte de los arqueólogos y empleados del Museo de El Cairo sufrían trastornos respiratorios ocasionales, acompañados de fiebre. Descubrió que las inflamaciones eran producidas por cierto virus llamado Aspergillus niger, que posee extraordinarias propiedades, como poder sobrevivir a las condiciones más adversas, durante siglos y hasta milenios, en el interior de las tumbas y en el cuerpo de los faraones momificados. Sin embargo, poco después de hacer estas declaraciones, el Dr. Taha moría en extrañas circunstancias en un accidente con su automóvil...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

  síguenos en Twitter twitter 

También síguenos en Facebook

Buscar contenido

Mancomunidad del Este

Aquí se incluyen todas las noticias relacionadas con la Mancomunidad del Este y toda la información sobre la instalación de la planta de reciclaje y la polémica vecinal y municipal sobre su construcción.

Elecciones Municipales y Autonómicas 2019

Todo lo relacionado con las elecciones municipales de 2019.

Aquí encontrarás las listas de candidatos de todos los partidos a las alcaldías de Campo Real, Loeches, Nuevo Baztán, Torres de la Alameda, Velilla de San Antonio y Villalbilla. 

Live Resorts Madrid

Toda la información sobre el centro de ocio Live Resorts Madrid que el grupo norteamericano Cordish quiere levantar en Torres de la Alameda.

Elecciones Mayo 2015

Todo lo relacionado con las elecciones municipales mayo 2015. 

Aquí encontrarás las listas de candidatos de todos los partidos a la alcaldía de Campo Real, Loeches, Nuevo Baztán, Torres de la Alameda, Velilla de San Antonio y Villalbilla. 

Los Nuevos Ayuntamientos

Así han quedado los ayuntamientos tras las elecciones municipales de mayo de 2015. Aquí encontrarás toda la información sobre la composición de los consistorios y de la formación de los equipos de gobierno que afrontarán la legislatura 2015-2019.

El tiempo

Eventos y Concursos

En la sección de Eventos y Concursos podrá consultar los concursos y certámentes de interés

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios, obtener información estadística, mostrar publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, así como para programas de afiliación. Esta es la Política de cookies, consideramos que la aceptas si sigues navegando. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information